in

Un ejecutivo de lengua afilada para acompañar a Rivera

El líder de Ciudadanos elige como su número dos al locuaz Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola

«Pirata. Navego sin bandera. No pretendo convencerte de nada, acaso hacerte dudar de lo que crees». Así se describe a sí mismo Marcos de Quinto, el exvicepresidente de Coca-Cola que acompañará a Albert Rivera como su número dos en las elecciones generales, en Twitter donde predica con promiscuidad para una comunidad de más de 40.000 seguidores. El salto de este alto ejecutivo adicto a esta red social en el final de su carrera profesional a la política es un hecho singular en España, donde, a diferencia de otros países, no es habitual el trasvase del mundo empresarial al político.

En el perfil de este experto en marketing destaca una locuacidad que ya le hizo un ejecutivo atípico. En la red ha vertido más de 8.500 opiniones sobre todo y contra muchos, con especial aversión a los sindicatos; hasta Inés Arrimadas ha recibido sus críticas. Una lengua afilada que ahora tendrá que ajustarse al corsé de la disciplina de partido.

En su primera semana en la arena política el candidato de Ciudadanos ha probado ya el escrutinio de la vida pública en el repaso a sus miles de tuits en los que se lee una posición frontal contra los sindicatos, Pedro Sánchez, Podemos y los independentistas catalanes, así como sus críticas al feminismo. «Qué patéticos los sindicatos patrios. Se han quedado sin parroquia por incompetentes y retrógrados», escribió este 9 de febrero. Los sindicatos son una de sus principales dianas: en 2014 fue polémica su guerra en Twitter contra ellos en pleno ERE de la embotelladora de Coca- Cola, que afectó a 1.200 trabajadores y que él apoyó.

A Sánchez lo describe como «un resentido sin escaños apoyado por una izquierda bolivariana en ruinas, un independentismo lisérgico y unos exterroristas en blanqueo». En su punto de mira también ha estado la supuesta «industria» de las asociaciones feministas: «Nadie niega la necesidad de luchar contra la violencia machista o el cambio climático. Lo indignante es que, con la excusa de esas causas, se montan chiringuitos que no aportan nada pero sirven para colocar a indocumentados que viven del cuento».

De su mordacidad no se ha librado ni su nueva compañera de partido, Inés Arrimadas, a quien criticó por protestar frente a la casa de Carles Puigdemont. «Ir a Waterloo solo genera más publicidad para el delincuente huido… que es de lo que se alimenta», le ha reprochado. «Tiene ideas muy fuertes de casi todo. Genera admiración o rechazo», cuenta uno de sus más estrechos colaboradores en Coca-Cola. Provocador, osado, tiene «cierta propensión al espectáculo», dicen quienes han trabajado con él. Se caracterizó por ser un gestor heterodoxo.

Como en 2012, cuando Coca-Cola se vio obligada a retocar su famosa fórmula por una legislación de California que le obligaba a hacer figurar en sus etiquetas que el refresco contenía un componente potencialmente cancerígeno. «La orden de Atlanta era mutismo, pero Carlos se la jugó y quiso que en España explicáramos a todos los medios que estábamos hablando de un riesgo menor al de comer patatas fritas hechas en casa», recuerda su colaborador. «Aquello nos podía haber costado el despido, pero a él le gusta jugársela. Se siente cómodo en el filo de la navaja».

De Quinto (Madrid, 1958) fue el primer español en llegar a lo más alto en la icónica compañía estadounidense Coca-Cola, donde se convirtió en el tercer directivo mejor pagado: ganó 7,2 millones de euros solo en 2016. Rivera ha destacado de él que «empezó de cero» y «con esfuerzo y talento se ha forjado una carrera profesional de éxito en el mundo». De un entorno acomodado y culto (su madre era actriz, y su padre, crítico teatral y empresario), casi toda su trayectoria la hizo en la multinacional. Y sin dejar de meterse en jardines con sus tuits.

El próximo diputado de Ciudadanos empezará ahora a pagar impuestos en España. El diario digital Voz Populi ha desvelado que estaba pagando impuestos en Portugal, donde él afirma que residía una vez retirado de la primera línea empresarial tras su vuelta de EE UU. El ejecutivo tiene casas en el país vecino, en Nueva York, Cuenca o Madrid. En Portugal se ha beneficiado de un régimen fiscal más liviano para extranjeros residentes. «Si yo quisiera ocultar impuestos me podría haber ido a Dubai o a cualquier otra parte, porque ya no era residente en España. Puedo vivir en cualquier sitio, pero me gusta estar aquí», explicó este viernes en Antena 3.

«La gente que ha hecho cosas tiene sus riesgos. La otra alternativa es gente que no haya hecho nada», reflexiona un dirigente de Ciudadanos sobre el fichaje. Rivera lo ha señalado como futuro miembro de un eventual Gobierno, pero si eso no ocurre está por ver el acomodo de una figura acostumbrada a liderar en el trabajo de a pie de un diputado. Tras su salida de Coca-Cola en 2017, estuvo solo ocho meses como consejero en Telepizza, porque discrepó del consejo. «Lo que dure va a depender de que se sienta en el núcleo irradiadior de Rivera», aventura su antiguo colaborador, que lo ve «mejor en las batallas que en las rutinas». «Viene a disputar la Champions: necesita un papel que jugar y algo que decidir».

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Una multitudinaria manifestación rechaza la sentencia del ‘caso Alsasua’

Abascal reta al PP y exhibe su poder allí donde Casado le insta a retirarse