in

Trapero intenta diluir el papel de los Mossos en el ‘procés’ y apunta al Govern

El exjefe de la policía catalana reprocha a Forn «una cierta irresponsabilidad»

Josep Lluís Trapero, el que fuera jefe de los Mossos d’Esquadra durante el procés, ha intentado diluir este jueves la responsabilidad de la policía autonómica en el 1-O. Trapero ha respondido en el Tribunal Supremo a las críticas que a lo largo del juicio han vertido sobre el papel de los Mossos diversos mandos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Según el exjefe de la policía catalana, en las reuniones de coordinación de los tres cuerpos se había acordado que una pareja de mossos acudiría a primera hora del 1 de octubre a todos los colegios y que, cuando lo consideraran necesario, pedirían ayuda a Policía Nacional y Guardia Civil, que eran quienes aportaban el grueso de los agentes de orden público. Los Mossos eran solo “una parte” de ese dispositivo, ha sostenidoTrapero, que ha intentado sacudirse así los reproches lanzados por los mandos estatales que han señalado en el juicio la “escasa” presencia de agentes catalanes en los colegios.

Trapero ha declarado como testigo pese a que está acusado de rebelión por la Audiencia Nacional y podía haberse acogido a su derecho a no declarar. Su abogada se ha sentado al lado por si consideraba que alguna pregunta podía perjudicar a su causa, pero el exmajor de los Mossos ha respondido a todas las cuestiones planteadas por la acusación popular (Vox) y por la Fiscalía.

El que fuera responsable de la policía autonómica ha marcado distancias con el Govern de Carles Puigdemont. Ha admitido que envió al entonces consejero de Interior Joaquim Forn todas las instrucciones judiciales y muchos de los informes que se iban elaborando, pero mientras el ministerio público ve en ello una actitud de connivencia con el Ejecutivo y sus planes independentistas, Trapero ha señalado que siempre se ha hecho así. En cambio, Trapero sí se ha apartado de la “deriva política” del Govern y ha admitido que llegó un momento, cuando Puigdemont enfiló la vía unilateral, en el que él no se sentía “cómodo”.

Respecto a Forn, que fue su jefe político, ha llegado a reprocharle “una cierta irresponsabilidad” por declaraciones que hizo el día que tomó posesión, en julio de 2017, en las que sostuvo que los Mossos cumplirían la ley y permitirían votar el 1-O.

El interrogatorio a Trapero lo ha abierto Vox porque la Fiscalía no solicitó la testifical del exjefe de los Mossos. El abogado del partido ultraderechista ha hecho un interrogatorio un tanto deslavazado y ha dejado sin tocar aspectos importantes, como las reuniones de los mandos policiales con Puigdemont y otros miembros del Govern. En estos encuentros, supuestamente, los Mossos advirtieron a los políticos de que podía haber actos de violencia el 1-O y les pidieron que desconvocaran el referéndum. Esta es una cuestión que puede ser clave tanto para incriminar a los líderes independentistas como para eximir a Trapero. La Fiscalía ha querido preguntarle por esos encuentros, pero la defensa de Forn ha protestado porque el tribunal ha mantenido en sesiones anteriores que la acusación o la defensa que no pide a un testigo no puede preguntarle por cosas nuevas. Tras una breve consulta con el resto de miembros del tribunal, el presidente Manuel Marchena ha optado por suspender la declaración hasta las 16.00.

Entre los temas que sí ha planteado Vox está el papel de los Mossos durante la concentración ante la Consejería de Economía el 20 de septiembre de 2017. La acusación popular ha preguntado a Trapero por las circunstancias que llevaron a decidir que la secretaria judicial abandonara la Consejería por la azotea. “El motivo por el que se ofrece la otra salida no es porque se considere inseguro [salir por la puerta principal]. Cuando recibo la llamada del juez, a las 23.00 o 23.15, se ha desmontado el cordón policial porque tenemos informaciones contradictorias de que la diligencia se estaba alargando. Que había problemas técnicos por la copia de unos ordenadores. Cuando hablo con el juez, es la primera noticia para nosotros de que esto ha acabado», ha explicado Trapero. Uno de los mandos de los Mossos que estaban en Economía propuso una salida «alternativa» por la terraza. «Pedí que hablaran con la secretaria y le ofrecieran esa salida alternativa. Era una cuestión de ahorrarnos el tiempo de volver a montar el cordón. Esa es la razón de por qué se le ofrece esa salida alternativa».

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El Congreso determina que regular los permisos de paternidad por decreto es constitucional

Casado: “Me siento víctima de ‘fake news”