in

Montero: “Este Gobierno ni quiere ni puede aceptar el derecho de autodeterminación”

La ministra de Hacienda reprocha “a las derechas y a los independentistas” no cuidar los intereses de los catalanes y el resto de los españoles al rechazar los presupuestos

Un último intento de convencer a la oposición aunque con escasas o nulas posibilidades de éxito. Esto es lo que ha hecho la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este martes a mediodía en el Congreso para tratar de convencer a los independentistas y a “las derechas” de que permitan la tramitación de los presupuestos para 2019. Si no lo hacen, como así parece, perjudicarán a los catalanes en particular, y a todos los españoles. Pero no habrá cesiones al independentismo. “Este Gobierno ni ahora ni nunca va a aceptar la autodeterminación”, ha proclamado.

La voz cantante del Gobierno en la defensa de los presupuestos la ha llevado la ministra de Hacienda con el banco azul casi al completo, encabezado por el presidente, Pedro Sánchez. La titular de Hacienda ha tardado más de veinte minutos en entrar en temas presupuestarios ya que ha desgranado un discurso político plagado de reproches a diestra y siniestra. Solo se ha salvado Unidos Podemos a quien ha agradecido su contribución “exigente” al proyecto de ley de Presupuestos. Unas cuentas elaboradas a modo de “enmienda a la totalidad a la política económica del PP que ha agravado la dureza de la crisis económica; políticas que cargaron el esfuerzo en la clase media y trabajadora”. Un 57,3% se dedica al gasto social, con un incremento de algo más del 6% en relación al anterior presupuesto en políticas sociales. Pero el mensaje que ha quedado en esta primera parte del debate presupuestario es la orientación que el PSOE dará a su campaña electoral si como parece mañana los presupuestos se devuelven al Gobierno al aprobarse las seis enmiendas de devolución presentadas por la oposición. PP, Ciudadanos, PdECAT, ERC, Foro Asturias y Coalición Canaria mantendrán vivas sus enmiendas, inmunes a los requerimientos de retirada que ha realizado la ministra.

“¿No será que unos y otros viven mejor en la confrontación?”, se ha preguntado Montero al reprochar la actitud de la oposición, siempre con la división entre “las derechas” y “los independentistas”, un argumento que también ha explotado el presidente del Gobierno a través de Twitter. A unos y a otros se ha referido continuamente Montero aunque “la intolerable escalada de la crispación” se la ha atribuido estrictamente al partido de Pablo Casado, al de Albert Rivera, junto “al otro partido por el que se han dejado arrastrar”, en alusión implícita a Vox.

La situación excepcional que se vive en España se ha reflejado también en este discurso en el que se ha pasado revista a la negociación con los independentistas, así como a la actuación del PP y de Ciudadanos y sus descalificaciones al Presidente del Gobierno, con “cataratas de insultos”, que alejan a quienes los profieren de la figura del expresidente Adolfo Suárez, a quien desde la derecha se invoca continuamente. “Pero nada más alejado del modo de hacer del presidente Suárez que lo que hacen quien continuamente dicen su nombre”, ha apuntado la ministra. Seguramente se refiere a Pablo Casado que celebró un acto público hace pocos meses en Ávila, en la plaza que lleva el nombre del político centrista.

“Ensoñación” independentista

Le hubiera gustado a la ministra que el juicio sobre el proceso secesionista de Cataluña no hubiera coincidido con el debate presupuestario, pero el Poder Judicial organiza su actividad con plena independencia. Esta digresión la ha introducido para dirigirse a los independentistas que “tuvieron la ensoñación de que se les podía aceptar lo inaceptable, en un país donde funciona la división de poderes. Por tanto, nada puede hacer el Gobierno en relación a la situación de los políticos catalanes sometidos a juicio, ni tampoco a las peticiones de celebrar un referéndum de autodeterminación. “Este Gobierno no va a aceptar ningún chantaje y en ningún orden del día está la autodeterminación para Cataluña. No podemos ni queremos aceptar el derecho de autodeterminación”, ha sentenciado con rúbrica de aplausos de la bancada socialista.

No hay ningún inconveniente para el Gobierno para seguir negociando con los independentistas “pero dejando claro el perímetro de la negociación, para que nada menoscabe la separación de poderes, el respeto a la Constitución”, con cita expresa del artículo 2 de la Constitución en la que se establece la unidad de España y su estructuración en regiones y nacionalidades. El Gobierno no reniega del diálogo porque considera que cualquier Ejecutivo tiene como obligación “reconstruir los puentes antes de que se dinamiten”. La titular de Hacienda ha finalizado con un toque de dramatismo. “Hago un llamamiento a la responsabilidad y a la mesura porque nuestro país está en una encrucijada”. Pero ha mostrado su escepticismo con la posibilidad de convencer al PP y a Ciudadanos. “Les pido a los demás que no renuncien a enmendar y hacer propuestas”, ha zanjado.

A la salida del hemiciclo, el diputado republicano Joan Tardá ha asegurado que, tras la intervención de la ministra, es evidente que había “comenzado la campaña electoral”. Con todo, ERC y PDeCAT quieren dejar abierta alguna rendija aún para una complicadísima negociación de última hora con el Gobierno en un día en el que han puesto en cuestión la apertura del juicio oral contra los líderes del proceso separatista en el Tribunal Supremo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

“No puedo ya, estoy ronca”

El PP pide que no se haga política con el ‘procés’ y se atribuye la celebración del juicio