in

Esto es lo que sucede cuando no te limpias el pene durante más de 20 años

Zack no se había limpiado el pene en 24 años.

En la Jungla. Tras nueve meses sin poder bajar bien la piel y notando un olor raro, Zack fue a televisión para saber qué le pasaba.

Hace nueve meses, Zack, de 24 años, comenzó a notar algo raro en su pene: después de tener relaciones sexuales la piel del prepucio se le quedaba muy atrás. A veces volverla a poner bien era fácil, mientras que otras podía estar varios días intentándolo hasta que lo lograba. En vez de ir a un médico, pensó que era mucho mejor ir a solucionar sus problemas a la televisión, concretamente al programa Sex Clinic del británico Channel 4.

En ocasiones, este problema le impedía acabar satisfactoriamente sus relaciones sexuales, dejándole la sensación de que había fracasado: «Mi órgano sexual me fallaba y era muy frustrante». Otra mala señal era el olor. Un día miró hacia abajo y se alarmó. «La parte de arriba parecía mortecina y olía fatal».

Un ligue reciente le había planteado una interesante pero inverosímil posibilidad: que le hubiera crecido. Pero teniendo en cuenta que en su historial figuraba haber tenido gonorrea, quizá la realidad era otra. «¿Cuántos años tienes? ¿24?» le contestó la enfermera. «Creo que has dejado de crecer, bebé».

Zack no se había limpiado el pene en 24 años.

Así, fue enviado a que se le examinase el pene. Mientras la doctora hacía la revisión pertinente y le bajaba la piel del prepucio, él aseguró que se sentía «raro». También le dijo que normalmente no se la bajaba tanto. Preguntado por la doctora si cuando era joven la bajaba más, él contestó que no.

Pero este movimiento ya había revelado el origen del problema: una sustancia blanquecina. «Esta sustancia se llama esmegma», dijo la doctora. Se trata de una sustancia que se genera de forma natural pero cuya acumulación no es sana, ya que puede causar infecciones e inflamación. Vista la situación, la doctora hizo la pregunta clave: «¿Cada cuánto tiempo te limpias ahí abajo?». «No me limpio», contestó él. Caso resuelto.

Al entrar en la consulta, Zack había desvelado que tenía miedo a que tuvieran que circuncidarle. Por suerte para él, su prepucio estaba a salvo. «Pero límpiate el pene», le dijo la doctora.

[Más información: Una pareja confunde pegamento con lubricante y acaba en el hospital]

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

La esperanza para el coche diésel: el ‘gasóleo azul’ menos contaminante que ya se usa en Europa

Casillas y Pepe miden la crisis de la Roma