in

El pene de Aarón tenía un precio: el rapero se dejó castrar por 200 euros, o 2.500 si daba clics

Aarón, el rapero que se cortó el pene por una apuesta.

Aarón Beltrán se dejó mutilar los genitales porque unos turistas le ofrecieron dinero por ello. Ahora afronta 3 años de cárcel por presunto maltrato a su madre

Aarón, un rapero aragonés de 33 años, tuvo problemas con su propia masculinidad desde los 16 años. Por eso, cuando unos turistas británicos que andaban de paso por Zaragoza le propusieron un trato, él dijo que sí. Consideró que dejarse amputar el pene a cambio de 200 euros podría ser una buena idea. ¿Por qué no?  Además, le prometieron más dinero si el vídeo tenía muchos clicks. Su pene tenía un precio. En su cabeza, la castración no parecía mal negocio. 

La aparición de un hombre ensangrentado y deambulando con el pene cortado por las calles de Zaragoza el pasado 8 de marzo conmocionó a los vecinos de la capital aragonesa. Sucedió en torno a las siete de la tarde. Era viernes y una patrulla de la policía identificó a un varón que caminaba sin rumbo por la Gran Vía, en el mismo centro de la ciudad. El sujeto llevaba la entrepierna chorreando sangre. Cuando los agentes se acercaron a preguntarle, él les contestó que acababa de salir de casa y les confirmó que sí, que tenía el pene amputado.

Los agentes consiguieron recuperar el miembro cercenado y el joven fue trasladado hasta el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde los servicios de urgencia procedieron a su reimplantación. Se desconoce si se lo consiguieron volver a pegar. Lo que sí se sabe es que la policía inició una investigación, porque creían que en realidad se trataba de una agresión de una tercera persona que la víctima estaba intentando ocultar.

Nada más lejos de la realidad. Fue una apuesta por dinero. EL ESPAÑOL ha podido saber que el hombre con el pene cercenado es Aarón Beltrán un rapero de Zaragoza que consintió que unos turistas extranjeros le rebanasen el miembro a cambio de 200 euros al contado y con la promesa de abonarle otros 2.500 si la macabra escena cosechaba muchas visitas en Youtube. Ahora, el nombre de Aarón ha vuelto a salir a escena porque acaba de ser juzgado por maltratar a su madre.  

Sólo sacar el odio

La escena del hip hop está de moda en Zaragoza. Son muchos los jóvenes maños que quieren emular los pasos de Kase O., el rapero más famoso de la ciudad. Entre ellos, Aarón Jonás Beltrán, cuyo nombre artístico es El Sanatorio del Ático. Con una barba poblada, el joven de 33 años sube rimas a las redes desde su casa de Zaragoza, mientras evita que su mascota se cuele en los vídeos. “Estate quieto, tira p’allí”, le ordena a su perro antes de empezar a cantar una letra que dice: “Qué más me da ya, sólo sacar el odio, siendo amenazado de muerte y al borde del suicidio”, cuenta en sus letras. El problema que sus temas no sobrepasan las 500 visualizaciones.

Aarón es un tipo atormentado que le reconoció al Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que tiene problemas con su masculinidad desde su adolescencia. Concretamente desde los 16 años, tal y como informó El Periódico de Aragón en los días posteriores al suceso. Problemas con su masculinidad, problemas con el consumo de estupefacientes y problemas con la convivencia con su madre y su hermano. Problemas que vomitaba en sus versos, siempre de temática oscura e inquietante. 

En el peor barrio de Zaragoza

Aarón vive en la calle Pignatelli del centro de Zaragoza. Un barrio que en los últimos tiempos ha sido el escenario de varios sucesos controvertidos. Hay robos, asaltos, peleas… aunque el más estremecedor ha sido la paliza a una niña de 4 años por parte de su madre y la pareja de esta, que acabó con la criatura en la UCI (donde todavía permanece ingresada) y los dos adultos en prisión.

Pero un mes antes sucedió lo del rapero. Salió de un domicilio de la calle Calatayud al anochecer, ya con el pene en la mano. Literalmente. Caminó así unos 500 metros, desorientado y ensangrentado. A la altura del paseo Fernando el Católico le echó el ojo la policía, que se encontró con la sangría. Recuperaron el miembro y mandaron a Aarón al hospital. 

2.500 euros más si la castración da muchos clicks

Una vez recuperado parcialmente de sus heridas, explicó a la policía que había conocido a unos turistas ingleses que le habían propuesto pagarle a cambio de la mutilación y que él había aceptado. Los problemas que arrastraba con su masculinidad desde joven andaban detrás de esa decisión.

Además, si la escena se viralizaba le pagarían 2.500 euros más, que para él se convirtieron en más importantes que la integridad de sus genitales. El éxito que nunca habían conseguido sus canciones lo iba a alcanzar su aparato cercenado. Ahora sí que iba a verlo mucha gente en todo el mundo. Con suerte, se acabaría convirtiendo en uno de esos challenge que se ponen ahora tan de moda y desembocaría en una gran capada mundial retransmitida por redes. 

De hecho, no es la primera vez que alguien se amputa los genitales como expresión artística. El japonés Mao Sugiyama se cortó en 2012 los testículos, el pene y el escroto, los cocinó y montó un banquete para cinco comensales en su casa de Tokio. A ver por qué Aarón no iba a poder dejarse mutilar el suyo por un simpático guiri al que acababa de conocer. La tarifa, sin embargo, la podría haber aumentado. Sugiyama cobró algo más de 800 euros por cubierto. Aarón perdió mucho dinero cuando aceptó los 200 sin condiciones. 

Quiso matar a su madre

Ahora, a Aarón se le acumulan los problemas. Se acaba de sentar en el banquillo. Ha sido denunciado por su propia madre, que lo acusa de agresión, amenazas y malos tratos. Aarón vivía con su madre y su hermano desde septiembre de 2018. Desde entonces ha protagonizado una sucesión de incidentes con sus familiares. El día 16 de ese mismo mes se desencadenó su primera crisis. El motivo: 20 euros que habían desaparecido. 

Aarón, según declaró su madre, empezó a romper el mobiliario de la casa y a amenazarles con matarlos a los dos si no aparecían sus 20 euros. El 20 de septiembre del mismo mes, arremetió contra su hermano menor de edad, al que llamó “maricón” e “histérica de mierda”. El 1 de octubre, al grito de “cállate la puta boca que te voy a chafar la cabeza, mentirosa de mierda”, le propinó un empujón a su progenitora que la mandó al suelo. A su hermano le lanzó unas tijeras a la cabeza. 

Puto yonky y despojo humano

El 4 de octubre explotó todo. Empezó una discusión con ambos que acabó con la madre llena de moratones en los brazos a causa de los agarrones de Aarón, que mientras la agredía le gritaba “mala madre, por culpa del marica de mi hermano estoy jodido de la espalda” y la amenazaba si se iba de la lengua: “Te voy a matar, zorra. Como me denuncies te mato. Esta vez estás muerta. Fue ese día cuando Silvia, la madre del rapero, lo conminó a que abandonase la casa e interpuso una denuncia. 

Ahora, Aarón se enfrenta a 3 años de prisión. Asegura que los hechos no sucedieron así, que era la madre la que le llamaba puto yonki y despojo humano. Las calificaciones fiscales apuntan a que tal vez Aarón podría tener las facultades mentales mermadas ese día, a causa de la  ingesta de algún tipo de sustancias estupefacientes, cuyo consumo por su parte había sido habitual.  El juicio acaba de celebrarse y está visto para sentencia. En breve se conocerá si Aarón, el rapero atormentado que le puso precio a su pene, que le pegó a su madre por 20 euros y se dejó castrar por 200, tiene que entrar en prisión. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Bilbao, el fortín del PNV

Avanzan los planes para una acción militar «quirúrgica» que saque a Maduro de Venezuela