in

El Baskonia completa el trío de equipos españoles en los cuartos de final de la Euroliga

Los de Perasovic repetirán duelo ante el CSKA en el cruce. Real Madrid-Panathinaikos, Efes-Barça y Fenerbahçe-Zalgiris, las eliminatorias al mejor de cinco partidos por la Final Four de Vitoria

Euroliga
Fase Regular

Finalizado

Así fue


CSKA

82

78

Baskonia

El Baskonia cayó en Moscú ante el CSKA (82-78), pero aseguró su presencia en los cuartos de final de la Euroliga gracias al triunfo del Efes ante el Milán (101-95). Los de Perasovic terminan séptimos la liga regular y repetirán duelo ante el CSKA en el cruce. El Panathinaikos ganó sin problemas al Buducnost (87-67) y será, como la temporada pasada, el rival del Real Madrid en el playoff al mejor de cinco partidos que comienza los días 16 y 17 de este mes. Esta vez, con el factor cancha a favor de los blancos. Efes-Barça y Fenerbahçe-Zalgiris completan las eliminatorias para estar en la Final Four de Vitoria en mayo. El conjunto lituano protagonizó la hazaña de la jornada. Los de Jasikevicius, que la pasada temporada hicieron historia y regresaron a una Final Four 19 años después, se reengancharon a tiempo a la pelea por el top 8 con una secuencia de siete victorias en los últimos ocho partidos coronada a lo grande en Madrid (86-93). Los verdes defendieron con pasión la octava plaza gracias a un sobresaliente Brandon Davies (27 puntos y 34 de valoración), que superó la aportación de Tavares (22 puntos y 7 rebotes). No tenían nada en juego los de Laso, como el Barça que cierra este viernes la liga regular ante el Khimki.

El Zalgiris no ganaba en Madrid desde el siglo pasado, pero ni Brandon Davies ni Kavaliauskas miraron el retrovisor. A 10 puntos por barba, la pareja del conjunto de Jasikevicius dominó una vibrante primera mitad en la que al Madrid se le notó su falta de hambre y necesidad (37-46). Para los lituanos era un todo o nada; para los de Laso, apenas un banco de pruebas de cara al futuro en el que Laso confirmó a Prepelic como principal alternativa ante la ausencia de Llull —que estará alejado de las pistas entre tres y cuatro semanas por una lesión muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda—. Durante muchos minutos el Zalgiris impuso su exigencia ante el sesteo madridista. Con ese panorama, los de Jasikevicius se lanzaron hasta el +16 de ventaja tras el entreacto (45-61, m. 27).

Sin embargo, emergió Tavares y despertó el Madrid. Restaban solo 2m 40s para la conclusión del tercer cuarto, pero los de Laso tuvieron tiempo suficiente para armar un parcial de 15-5 que prolongó la intriga en el WiZink (60-66) y rebajó el optimismo de la numerosa parroquia lituana desplazada a Madrid. El dúo Prepelic-Tavares siguió creciendo en la recta de meta para ajustar aún más el pulso (68-70, m. 32). El esloveno, único fichaje junto a Deck en el octavo curso de Laso, volvió a la primera línea de combate ante la ausencia de Llull y mejoró sus prestaciones como subalterno de Campazzo en la dirección.

En su mejor noche, indetectable para los radares de la defensa lituana y con la confianza de sus compañeros, Prepelic impulsó con 7 asistencias la remontada del Madrid (77-76, a 3m 50s para el final tras un triple de Randolph). Pero Davies rescató a los suyos cuando estaban contra las cuerdas con 12 puntos consecutivos con los que reclamó todos los galones para jugarse el futuro del Zalgiris. El partido se convirtió en esos minutos en un mano a mano Tavares-Davis. Ganó Davis. Los verdes se presentaron con cinco puntos de ventaja a falta de 36s (83-88). Randolph falló un triple y el premio gordo se fue para Kaunas. Venció el que se jugaba la vida, al contrario que en Moscú.

Nefasto último cuarto del Baskonia en Moscú

Se la jugaba el Baskonia en territorio comanche, en una pista en la que solo Maccabi y Panathinaikos habían triunfado este curso, y en la que el cuadro vitoriano contabilizaba 13 derrotas consecutivas. A favor de los de Perasovic, el triunfo ante el CSKA en el Buesa Arena a principios de diciembre (76-73), con 33 puntos de la pareja Poirier-Shengelia. En Moscú, regresaba el pívot georgiano a la competición continental después de perderse 14 partidos en los tres meses de baja y “tratamiento conservador” por su lesión de ligamentos en la rodilla derecha. Y, pronto recurrió a él su técnico, para consolidar una puesta en escena responsabilizada con la situación, tan efectiva (17-21 en el primer cuarto) como ansiosa (seis pérdidas en ese tramo).

Respondió el CSKA, con menos hambre y ninguna necesidad, pero solvente casi por protocolo. Segundos sí o sí, por detrás del Fenerbahçe, los de Itoudis no se jugaban nada en el envite más allá de la honrilla; si acaso, igualar el balance de 24-6 del curso anterior. A pesar de la buena defensa y de los notables porcentajes de tiro del Baskonia (5 de 6 en triples en la primera mitad), en cuanto Higgins, De Colo y Sergio Rodríguez se sumaron a la cita, los locales se reengancharon en el marcador. Del 25-33 del minuto 15 al 38-40 del 18. Aun así, los de Perasovic, lastrados por el rasero arbitral (16 faltas en contra por 8 a favor) pero liderados por Huertas (13 puntos en apenas nueve minutos), conservaron el mando en el marcador antes del viaje a vestuarios (40-44).

El Baskonia imponía su intensidad conforme avanzaba el choque, pero acumulaba tantos puntos como problemas. A los pocos minutos de la reanudación Vildoza se colocó con cuatro faltas y obligó a Perasovic a exponer anticipadamente a Huertas, con tres en su casillero. No le pesaron al base brasileño, que llenó de nuevo la hucha de su equipo (49-58, m. 27). Entre el eco del hipotenso Megasport Arena de Moscú resonó el mate de Shengelia tras un contragolpe a campo abierto que desató el optimismo baskonista (55-66, m. 30).

Apretó las tuercas en defensa el CSKA y cerró su aro durante más de tres minutos. Agarrados a esa presión, los de Itoudis armaron un parcial de 6-0 que rompió Voigtmann con otro mate de videoteca. Dos rigurosas antideportivas a Poirier y Shengelia, ambas en acciones con Bolomboy, ayudar al CSKA a estrechar el marcador (70-71, m. 36). Cinco puntos consecutivos de Clyburn elevaron el parcial del cuarto a 20-5 y completaron la remontada moscovita (75-71, m. 37). Ni rastro de la firmeza del Baskonia, que comenzó a depender del Efes para salvar su puesto en el playoff. Clyburn sentenció a los de Perasovic, pero Micic aseguró el triunfo del Efes ante el Milán (101-95) y, de carambola, garantizó a los vitorianos una plaza en cuartos.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Gracias, Iago

La Fiscalía estudia si actúa contra las españolas del ISIS localizadas en Siria